sábado, 1 de octubre de 2011

El zorrillo es una planta silvestre


Nacion.com
El zorrillo es una planta silvestre originaria de Centro y Sur América. Una de las características es su fuerte aroma, de ahí su nombre. Cientificamente se le conoce como "Cestrum racemosum" y pertenece a la Familia botánica Solanácea
Como muchas especies de hojas, flores, tallos y frutos, éste era uno de los recursos aprovechados por la gente de campo, dado que crecía sin ningún tipo de control en los potreros y campos abiertos. Empieza a crecer como planta rastrera, creciendo hasta alcanzar un tamaño de arbusto, aprovechándose las hojas, que tienen un alto contenido nutricional, aunque tienen su típico sabor amargo.
Un estudio de la Universidad de Costa Rica, indica que el “zorrillo” al igual que las hojas de chicasquil y la chaya, tienen altos grados de fibra, la proteína contenida es similar a las leguminosas y posee un buen nivel de antioxidantes. Comer de este tipo de hojas ayuda al sistema inmunitario y protege contra algunas enfermedades.
La web MUNDO FORESTAL también presenta esta especie en la cual destaca su importancia nutricional e histórica.
La preparación y uso de las hojas del zorrillo se hace igual que las hojas de espinaca. Es importante siempre desinfectarlas, lavarlas bien y luego añadir en sopas y picadillos, ya sea con otras verduras como papa y zanahoria, o con carne molida. Algunos recomiendan cocinar las hojas en agua, sal y 1 cebolla partida a la mitad, esto le elimina algo del sabor amargo de las hojas.
La receta básica consiste en sofreír cebolla, chile dulce y ajo bien picado, en aceite y una pizca de achiote (colorante natural), añadir el zorrillo limpio y picado fino, cocinar moviendo constantemente por unos 15 minutos, añadir la papa picada en cuadritos, condimentar al gusto, tapar y dejar cocinar hasta que la papa suavice. Se le puede añadir cucharadas de caldo preparado, pero al final debe quedar “sequito”.
Lo ideal es servirlo en galitos con tortillas de maíz. Pero bien, sirve de acompañamiento con otras comidas. Es difícil de conseguir, así que si lo ve o se lo ofrecen, no dude en probarlo.
Los primeros resultados indican que el chicasquil y el zorrillo tienen niveles de fibra más altos que frutas como el higo y la anona, considerados muy ricos en fibra.

Además, la proteína del zorrillo es similar a la de leguminosas como el frijol o las arvejas. El nivel de antioxidantes es alto en la chaya y el chicasquil. El chicasquil tiene 564 ORAC (unidad de medición de antioxidantes), y la chaya, 614 ORAC. Estos valores son superiores a los de frutas como el jorco o el borojó.

“Los primeros datos nos dicen que estas hojas son alimentos funcionales; es decir, que van más allá de dar nutrientes y protegen de enfermedades”, explicó Ana Mercedes Pérez, investigadora del CITA.

Aún hacen falta más estudios para determinar el valor completo de estas hojas, pero los primeros datos confirman que es importante que regresen a la mesa de tico.

“La ingesta de estas plantas podría fortalecer el sistema inmunitario, pero debemos investigar más sus propiedades nutricionales, para motivar así más el consumo de estas hojas”, dijo Gustavo Rojas, investigador de la UCR.
La Nación. com
http://recetasdecostarica.blogspot.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tú comentario es muy importante