miércoles, 21 de diciembre de 2011

Virus del Papiloma Humano y Condilomas

Los virus del papiloma humano (VPH) constituyen uno de los principales motivos de enfermedades de transmisión sexual (ETS). Los expertos calculan que 24 millones de norteamericanos están infectados. Existen más de 60 tipos de VPH, de los cuales un tercio se contagian por vía sexual. Aparte del problema de la infección, estos virus están relacionados con el cáncer genital. Al igual que ocurre con otras ETS, los VPH no provocan síntomas ni producen lesiones evidentes. Esta situación determina que la infección se extienda a otros sin que se detecten alteraciones.
Condilomas
Los condilomas acuminados o verrugas venéreas se producen por algunos tipos de VPH. En cambios las verrugas de otras partes del cuerpo se producen por otros virus. Los condilomas acuminados se transmiten por contagio sexual, apareciendo dentro de los 3 meses del contacto con el enfermo. En Estados Unidos se calcula que cada año se diagnostican un millón de casos nuevos.
En la mujer los condilomas aparecen en los labios vulvares, vagina, cuello uterino o cerca del ano. En el varón aparecen en el pene y en el escroto, y en la proximidad anal si tiene realciones homosexuales. La evolución de las lesiones es imprevisible: pueden desaparecer, crecer o permanecer estables.

Diagnóstico de los condilomas
Cuando una persona presenta formaciones de aspecto verrugoso en la zona genital o en su proximidad debe acudir al ginecólogo. El diagnóstico se realiza viendo las lesiones. Además, se deben buscar otras lesiones que relacionadas con los VPH.

Para mejorar la visualización de lesiones dudosas se puede aplicar ácido acético y usar el colposcopio. En los casos dudosos se puede practicar una citología o una biopsia. Hay una serie de pruebas que permiten determinar el tipo de VPH que produce la infección y si existe riesgo de que aparezca un cáncer de cuello uterino o si existe riesgo de transmisión fetal en el caso de embarazo.

Tratamiento de los condilomas
El tratamiento depende del tamaño, el sitio donde está la lesión y los síntomas que provoca. Aunque se logre eliminar la lesión verrugosa, el virus no se consigue erradicar y los condilomas reaparecen. En Estados Unidos se aprobado una crema de imiquimod que se puede aplicar sobre las lesiones. Otros tratamientos incluyen la aplicación de solución de podofilino al 0,5 %, que no se debe emplear en caso de embarazo por producir alteraciones fetales ya que se absorve. También se puede emplear 5-fluouracilo al 5 % que tampoco se puede emplear en caso de embarazo, o ácido tricloroacético.
Las pequeñas verrugas se pueden eliminar con criocirugía o electrocirugía. En algunos casos de lesiones amplias se puede emplear el laser. También se ha empleado el interferón alfa inyectado directamente sobre la lesión.

Prevención de los condilomas
La única forma de prevenir el contagio es evitar el contacto directo con el virus que se transmite por el roce de la piel. Si existen lesiones evidentes se deben usar condones que dan alguna protección.


2 comentarios:

Jeannette Chaves Piedra dijo...

No sabía que era un condiloma. Muchas gracias por la información K.

Karisa Rivera dijo...

Si muchas cosas uno las desconoce, por eso es tan importante investigar o preguntar al doctor de cabecera. Gracias , Jeannette.

Publicar un comentario

Tú comentario es muy importante